lunes, 18 de abril de 2016

Ford Sierra Cabrio

El Sierra en versión descapotable. Transformación realizada en Berlin

Siguiendo la moda
Revista Autopista Nro. 1362. Agosto de 1985

Una muestra más de que la moda de los descapotables se extiende por toda Europa, es la transformación de la firma Autoveri de Berlín ha realizado en el Ford Sierra, del que ha conseguido un cabriolét estéticamente logrado

La realización del proyecto se confió a los especialistas de la empresa de carrocerías y plásticos KKI, que en colaboración con VW había creado el llamado «Taxi-Berlín». KKI no sólo ha atacado con ímpetu, sierras y tijeras, el techo de chapa del modelo, sino que ha participado en la fase de planificación, en la que uno de los objetivos era mantener el coste a un nivel aceptable, dado que Hans-Jüren Stamm, colaborador de Autoveri e iniciador del Sierra Cabrio, deseaba comercializarlo «a un precio aceptable».



El cuerpo del Sierra se ha reforzado incorporando en su interior una estructura prefabricada y combinada de aluminio y plástico, precisamente en el grupo de bajos, para darle así una columna vertebral extremadamente rígida con vistas a la producción de una pequeña serie proyectada.
En cuanto a la rigidez, los transformadores berlineses del Sierra muestran un extraordinario optimismo, ya que los ensayos realizados conceden al primer Sierra Cabrio unos valores muy parecidos a los del modelo de serie.
Debido a la transformación en un automóvil abierto. la parte trasera inclinada adquiere las formas convencionales, con una tapa de maletero de nuevo diseño con franja de spoiler integrada. Debajo se esconde un compartimento de equipajes suficientemente grande, lo que no es usual en los cabriolét. Para poder cumplir esta condición, los transformadores del Sierra llegaron a un compromiso aceptable en la confección de la capota: cuando está recogida, no desaparece totalmente detrás de los asientos posteriores. sino que queda un pequeño saliente que inhibe algo la visibilidad hacia atrás.
Se tiene la intención de enmendar este pequeño defecto antes del próximo otoño, que es cuando comenzará la producción en serie, repasan. do el varillaje de la capota. Por lo demás la construcción de la capota es similar a la del Escort Cabriolét. El techo de tela forrado se puede abrir y cerrar fácilmente por medio de dos palancas. Al contrario que en el Escort, se han instalado. además de la luna posterior de plástico, dos pequeñas ventanillas triangulares que permiten una buena visibilidad oblicuamente hacia atrás. La diversión de un automóvil abierto no se ve mermada a causa de ningún arco de protección y los ocupantes del Sierra pueden gozar plenamente del atractivo del automóvil abierto: aire fresco en cantidad. En las plazas posteriores hay que conformarse con una oferta de espacio algo más escasa que la del berlina. dado que los asientos se han adelantado unos cuantos centímetros.

La capota se maneja con facilidad. Las ventanillas triangulares mejoran la visión hacia atrás

No hay comentarios:

Publicar un comentario