lunes, 25 de marzo de 2019

Road Test del Peugeot 207 RC


El 207 europeo pasó por el tamiz de las emociones. Motor turbo de 175 CV desarrollado en conjunto con BMW y comportamiento digno de circuito, en una meca de placer para los sentidos. Deportividad a la francesa en un "aparato" que ensalza la experiencia física de manejar

"Guiño a la pasión"
Por Martín Sacán
Revista Auto Test Nro 219. Enero de 2009

A lo lejos se escuchan golpes sordos; son los latidos del conductor. Una mancha roja se dibuja en los espejos retrovisores. Ya más acá, se revela como una fotografía: ojos de intriga felina y seducción ineludible. Agazapado. Veloz. Febril. Como a punto de estallar en ira. Ágil. Caprichoso. Arrogante. Muestra pero sugiere, como si sus cuatro metros fueran de irresistible escote provocador. Atrapar y encerrar en construcciones arbitrarias como las palabras todo lo que queda en el cuerpo después del 207 RC tiene algo de utópico. Esta versión regada de pimienta aterriza desde Francia como objeto de deseo para un nicho que hace un culto de las variantes más radicales, caras y exclusivas de tos modelos compactos. -seguir leyendo en Test del Ayer-

No hay comentarios:

Publicar un comentario