martes, 21 de abril de 2015

Renault Safrane Biturbo Quadra Baccara


Muestra de fuerza
Revista Motor 16 Nro 546. Año 1994

Renault ha tenido que recurrir a su sistema de tracción total Quadra para neutralizar los 268 caballos de potencia de su Safrane Biturbo, una rápida, lujosa y amplia berlina cuya razón de ser es competir con las berlinas alemanas más prestigiosas y, en este caso concreto, frente al Audi S4 4.2. 

Pese a su elevada potencia y a la utilización de un doble turbo, la sensación al volante es de suavidad, aunque también de una fuerza elevada que el porte del coche y su aplomo consiguen enmascarar. Se puede acelerar sin miedo de que las ruedas giren en vacío y con el convencimiento de que la fuerza no se va a escapar por ninguna rendija. La sobrealimentación proporcionada por el doble turbo se deja notar muy ligeramente a partir de las 2.000 revoluciones, trabaja con discreción, sin brusquedad ni tirones: sin embargo, las cifras proporcionadas por nuestro ordenador en aceleración son contundentes e igualan sorprendentemente las conseguidas por el Audi con 12 caballos más de potencia. 


No ocurre lo mismo en las recuperaciones en marcha, y es entonces cuando se ponen en su contra el peso y la lentitud de respuesta de la sobrealimentación a pesar de la conocida elasticidad de una mecánica de seis cilindros. En condiciones normales el reparto de potencia que realiza el diferencial central es de 60/40, lo cual influye decisivamente en el comportamiento básico que apuesta por el subviraje al límite. En mojado o terreno deslizante hay más sorpresas. El diferencial de acoplamiento viscoso que reparte la potencia entre ambos ejes, en función de la adherencia, no ofrece la eficacia de un Torsen, pero tampoco el tamaño, el peso (130 kilogramos más que un Audi S4) y la distribución de éste contribuyen a conseguirlo. En estas condiciones y en conducción deportiva, el comportamiento requiere un periodo de adaptación en el que básicamente conviene aprender a controlar las inercias y apreciar y prevenir los cambios de tracción bruscos.



6 comentarios:

  1. en argentina hay 2 eran de menem junior uno era de el y el otro de los custodios conosco al que tiene los 2 autos son blindados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ale cotin precisó hablar con vos para hacerte una consulta sobre los Safranes, te dejo mi correo: guido_mangano@yahoo.com.ar y mi Tel 02954 15732863. Saludos

      Eliminar
  2. Hace tiempo me cruzaba con uno creo que azúl, obviamente no era esta versión parecía mas básico. Auto que se hacía notar por su presencia pero en diseño se lo notaba un tanto anticuado.

    A la vista si no entendías mucho te parecía un Laguna de primera generación con otros paragolpes, algo similar a ver un R19 chamade y el último que salió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el poco mercado al que aspiraba se lo comió el Laguna 1. Tenía (el Laguna) un precio mas coherente un diseño mas moderno/revolucionario y de líneas que incluso hoy siguen vigentes (tanto interno como externo) un equipamiento excelente en todas las versiones también. Además de un tamaño adecuado (el Safrane era un bote) el Laguna se impuso desde que lo empezaron a importar y solo cayó en desgracia cuando trajeron el 2, ya no tan revolucionario en materia diseño, agregando la crisis económica que -cuando no- le jugó en contra especialmente al ser importado.

      El último exponente del Rombo en la "alta gama" fue el fallido Latitude, fallido porque aunque tenía una excelente relación precio/producto (hasta hubo V6) vendió muy poco y esto en un importado le juega en contra (disponibilidad de repuestos/mano de obra debidamente calificada) Tal vez sea porque era de un segmento superior al D y similar a lo ocurrido con el Safrane, en dimensiones era un bote.

      Eliminar